Biblioteca de la Lectura en la Ilustración
Proyecto Admin
Identificación

Bellas Letras. Discurso de Mr. Marmontel sobre la Crítica

Jean-François Marmontel
1797

Resumen

El Discurso de Marmontel recoge las ideas del autor francés sobre la Crítica expresadas en el artículo «Critique» publicado en sus Éléments de littérature. 

El traductor sigue fielmente el texto original en el que se encuentra una de las definiciones más repetidas del concepto de crítica: «examen ilustrado y un juicio equitativo de las producciones humanas» (p. 251). No obstante, Marmontel distingue entre la crítica textual o restauración de las obras de la antigüedad y el estudio de la cronología, y la crítica en tanto que juicio o comentario de las obras literarias. 

En el artículo diferencia a su vez entre la «crítica en las ciencias», donde expone el método y principios de observación y demostración que deben caracterizarla como único medio de hallar la verdad, y la «crítica en las artes liberales o en las bellas artes». En este ámbito, el método a seguir consiste en la comparación entre obras de la misma especie y la deducción de las reglas o principios que las unen. Sin embargo, hay obras de superior mérito que se erigen en modelos (p. 261). Pero estas no resultan perfectas por lo que es misión del crítico establecer ese modelo intelectual superior a todas las producciones existentes como medio de aproximar la literatura a la idea de perfección (p. 261).

Como consecuencia de ello, distingue entre tres categorías de críticos: el superior, el subalterno y el ignorante. La diferencia entre ellos estriba en que:

El crítico superior debe tener en su imaginación tantos modelos diferentes como géneros hay. El crítico subaltermo es el que no teniendo de qué formarse modelos intelectuales, todo lo refiere en sus juicios a las producciones existentes. El crítico ignorante es el que no conoce o conoce mal estos objetos de comparación (p. 261).

A continuación, establece que no todas las artes exigen las mismas condiciones al crítico. Especifica cuáles son las propias de quien aspire a construir un modelo crítico en Arquitectura y Música, en la Pintura y la Escultura. 

Ahora bien, en su opinión, la crítica más difícil de ejercer es la crítica literaria. Debe quien se dedique a ella abrazar la Elocuencia y la Moral además de disponer de gusto:

Estos dos géneros [la Elocuencia y la Moral] tienen por objeto hacer la verdad sensible y la virtud amable, ya sea que encerrados en su esfera se alimenten de su propia sustancia, o ya que se comuniquen entre sí y se animen mutuamente, o ya, en fin, que, esparcidos en los demás géneros de literatura como un fuego elemental, los animen y vivifiquen. Este es un talento dado a pocos y que pocos pueden criticar. El entendimiento es juez a medias, conoce el arte de convencer, pero no el de persuadir; sabe el arte de seducir, pero no el de mover. El entendimiento puede criticar a un retórico sutil, pero solo el corazón puede juzgar a un filósofo elocuente. El crítico, en materia de Elocuencia y de Moral, debe tener en sí aquel principio de sensibilidad y rectitud que nos hace concebir y producir con fuerza las verdades de que estamos penetrados y aquel principio de nobleza y de elevación que excita en nosotros el entusiasmo de la virtud y que solo escoge para pintarla los medios de hacerla interesante. Si la virtud pudiera hacerse visible a los hombres, dice un filósofo, parecería tan amable y hermosa que nadie podría resistirla. De este modo debe concebirla el que la pinte y el que critique la pintura (pp. 268-269). 

El crítico ha de comportarse como un filósofo en el sentido de mostrarse firme siendo juez de la humanidad, pero sintiéndose parte de ella. Debe, por consiguiente, ser un hombre justo y sensible, sabedor de la transcendencia pública de sus comentarios, pues su función consiste en adelantar la opinión general teniendo para ello en cuenta no solo las leyes y costumbres de su país, sino las de todas las épocas y regiones.

En la última parte del «Discurso» explica cuál debe ser el modelo intelectual por el que debe regirse el crítico al valorar una tragedia y una epopeya. Y no deja de subrayar la importancia del público en tanto que crítico superior, aunque en tal caso le exige disponer de una formación y un conocimiento de las artes que le permita disponer del necesario criterio intelectual para poder censurar con equidad las producciones de su tiempo. 

Descripción bibliográfica

[Marmontel, Jean-François], «Discurso de Mr. Marmontel sobre la Crítica», Miscelánea instructiva, curiosa y agradable ó Anales de Literatura, Ciencia y Artes. Sacados de los mejores escritos que se publican en Europa en diversos idiomas. Tomo quarto, Madrid: Antonio Ulloa, 1797, T. IV, núm. XII, pp. 249-289.
viii, 376 pp., 8º. Sign.: BNE U/9398.

Ejemplares

Biblioteca Nacional de España

PID bdh0000106591

Bibliografía

Marmontel, Jean-François, Éléments de littérature (éd. de 1787), ed.  présentée, établie et annotée par Sophie Le Ménahèze, Paris: Desjonquères, 2005, 1.300 pp.

Consúltese Poétique françoise, Tome I.

Cita

Jean-François Marmontel (1797). Bellas Letras. Discurso de Mr. Marmontel sobre la Crítica, en Biblioteca de la Lectura en la Ilustración [<https://www.bibliotecalectura18.net/d/bellas-letras-discurso-de-mr-marmontel-sobre-la-critica> Consulta: 13/07/2024].